Son las neuronas  que están especializadas en comprender no sólo la conducta de los demás sino también cómo se sienten. Es por ello que algunos científicos las llaman neuronas de la empatía.

Las neuronas espejo nos ayudan a conocer las sensaciones y emociones de los demás, haciendo que las sintamos en nuestra piel, casi como si fuesen nuestras. Gracias a ellas somos capaces de emocionarnos cuando vemos una escena en el cine o el teatro, lloramos cuando vemos un actor interpretando un papel aunque sabemos que no es cierto, nos contagiamos de la risa de los amigos,  o intuimos lo que está pensando otra persona. Este detalle nos da una ventaja evolutiva insalvable, han tenido que pasar muchos siglos para que comprendamos cómo y de qué manera piensa, siente o actúa el otro. Su descubrimiento hace 25 años por Giacomo Rizzolatti  ha sido considerado como uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia.

Cuando más se activan estas neuronas y más se entrenan, más empáticos somos. Y por el contrario,  las personas con personalidad psicopática o trastorno antisocial de la personalidad, presentan alteraciones en el sistema de las neuronas espejo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *