Mucho cuidado con las dietas megaestrictas que mal controladas pueden ocasionar alteraciones en el sueño, fatiga crónica, alteraciones en el comportamiento, humor, pérdida de músculo, etc. 

Es preferible des del punto de vista de salud mantenerse un poco por encima del peso deseado sin hacer grandes oscilaciones que aquellas personas que van haciendo 10 kg arriba, 10 abajo.

Estéticamente,estas dietas que se llevan al extremo ocasionan pocos beneficios  a la piel.

Pueden producir cambios muy negativos e irreparables ya que la flaccidez es pocas veces reversible por no decir que nunca se recupera, y las estrías hoy por hoy existen tratamientos para solucionarlas pero no para que desaparezcan, la pérdida de grasa facial, que nos da una belleza saludable y un aspecto más joven, es muy difícil de recuperar y las arrugas prematuras ya no van a desaparecer.

Pero más allá de nuestro físico , y más importante,  son las alteraciones en nuestro metabolismo, problemas que muchas veces  desencadenan en un aumento de peso efecto rebote o en alteraciones del tiroides, renales, hepáticas, diabetes,....difíciles de tratar incluso cuando normalizamos el peso

En definitiva, someter a nuestro cuerpo a ese tremendo estrés fisiológico produce un envejecimiento prematuro de nuestras células a todos los niveles, una superoxidación innecesaria en piel, pelo, riñones, hígado, páncreas, corazón,....

Si quieres que tu coche dure muchos años, es preferible llevar una conducción sin acelerones, suave, sin accidentes, sin baches,.....pues nuestro cuerpo es exactamente lo mismo. Aquellas personas que conducen su vida sin excesos, con estabilidad alimentaria, de sueño, de actividad física, van a tener mejor calidad de vida durante más tiempo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *